?

Log in

No account? Create an account
 
 
15 December 2009 @ 11:00 pm
reto ust - dotacion anual crack  
Título: "Encuentros"
Autor: Briece
Fandom: Vorkosigan Saga.
Personajes: Iván/Bel
Reto: UST
Rating: PG
Extensión: 1.150 palabras aprox.
Advertencia: Spoilers para toda la saga.
Nota del autor: No me acaba de convencer...:/

--------------------

Disclaimer: Miles Vorkosigan saga y personajes (c) Lois McMaster Bujold.
--------------------------------------------------

Había muy pocas personas, o quizás sólo una por la que se acercaría siquiera a un planeta del imperio desde que había logrado que lo despidieran, pero resultaba que esa persona era uno de sus mejores amigos. Así que cuando un amigo te pide un favor, sobre todo uno con el que has compartido tantas cosas y hasta quizás le debas una vida, terminas dando tu brazo a torcer, y puede que hasta con agrado. Además no podía negar que tenía curiosidad por conocer a su familia.

Una línea de comunicación se abrió en su nave diminuta.

La pantalla se cubrió con interferencia y una voz cargada de estática profirió las famosas palabras: —Mierda, ¿cuál era ese botón?... No.... espera... no ... ese ¡noooo!

Y más estática.

Definitivamente, alguien no muy brillante.

+

Sólo al condenado del enano del mega-ego se le ocurría invitar trillones de gentes a su casa, y mandarse a cambiar con su esposa dizque a una emergencia no sabía a donde. Lo más sospechoso de todo es que se habían dejado acá al mocoso de ella, a Nikki. Quien acababa de echarse la central de comunicaciones cuando estaban revisando el espacio aéreo sobre la villa.

Claro que lo peor era que Simon juraba haber escuchado un motor y había salido en su mejor plan SegImp y le tocaba correr detrás de él.

+

Lo primero que vio fue el lago como una visión resplandeciente con el marco de los árboles en un otoño dorado, y era aun lo suficientemente betano como para sentirse impresionado. Lo segundo que sintió fue el viento helado mordiéndole la piel y revolviéndole el cabello, lo que le recordó de nuevo lo feliz que estaba de haber dejado de ser un chupapolvos.

Lo tercero en que pensó fue en que demonios estaría haciendo ese tipo grandote mientras corría hacia el gritándole justo antes de...

+

Alguien con ropas extrañas había aparecido de repente junto al lago, rompiendo todos los protocolos de seguridad que hasta él sabía que existían; y mientras maldecía a todos los centinelas, tuvo tiempo de estremecerse de horror cuando vio a Illyan empuñando un arma hacia el desconocido sin que este se diera cuenta.

Un microsegundo de duda era más que suficiente para cualquier desastre, así es que hizo lo más sensato.

Se arrojó de cabeza sobre el extraño.

+

Un oso komarrés (si existieran) tendría mayor sentido común que el hombretón que se le había echado encima, y que había conseguido echar al lago, sólo para acabar sentir pasar sobre él la ráfaga de un disparo ¿de disruptor? ¿Es que acaso había ocurrido otro de los famosos golpes de estado?

Un soldado que apareció vestido con la guerrera a medio abrochar se le quedó mirando con la boca abierta mientras unas chicas rubias aparecían corriendo de la casa.

Abrió la boca para saludar a Roic, y preguntarle si acaso todos los barrayanereses se habían vuelto locos, cuando una de esas mujeres dio un chillido y un brazo mojado se le cerró sobre el cuello. Se dio vuelta usando una llave y volteo sobre sí a su atacante, pero acabaron dando con ambos cuerpos a tierra en el lodo.

Unos ojos azules le miraron indignados desde el suelo, y sintió que un extraño rubor cruzaba sus mejillas, aunque probablemente eso tuviera más que ver con el hecho que tres muchachas locas estaban tirándole en tres direcciones diferentes haciéndole preguntar en que momento de debilidad se encontraba cuando accedió a ingresar de nuevo en el mismo radio de acción de su antiguo almirante.

+

No podía creerlo, se repetía mientras las Koudelka se reían a carcajadas en la cocina, narrando una y otra vez como ese… eh… eso… le había arrojado sin esfuerzo al agua y luego lo había vuelto a hacer caer al suelo. ¡Si debía pesar la mitad que él! Y mierda, mierda, ¡por qué enfrente de las chicas! ¡Y enfrente de Roic! Por lo menos Simon no iba a acordarse de eso también… pensó con amargura y vergüenza aunque fuera algo bajo.

No ayudaba que una sonrisa socarrona se asomara detrás de un trago de licor caliente mientras esa mirada oscura no se apartaba de su cara, ¡esperaba que le sirvieran mucha mantequilla caliente de bicho!

+

—Habría deseado que fuera él —le confesó más tarde.

—¿Tu también? —sonrió beodamente mientras veía como los rizos castaños se balanceaban asintiendo a su pregunta.

—Oh, sí —repitió solemnemente. Mientras el rubio se inclinaba para servirse más del licor ‘de verdad’ que había descubierto escondido en una de los escritorios de Aral. El frío y la chimenea ardiendo eran una buena excusa para aquel tete-a-tete.

Era extraño como la antipatía por alguien les había acabado uniendo.

—¿Y tu y él… alguna vez? —-de alguna forma supo de sus cejas se habían movido con la implicancia, aunque no estaba seguro de sentir su cara.

Un sonido entre un ronquido y un desgarro fue su respuesta.

Mm.

+

—Oí algo de ti y cierto Conde… ¿Don o algo así?

Esta vez le tocó resoplar al barrayaneres. La lengua de las Koudelka parecía ser la única parte femenina que les quedaba.

—Sí, bueno es algo… complicado —revoleó los ojos—. Ahora sale con una de las chicas Koudelka, ¿sabes?

La mirada oscura le pareció esta vez cargada de simpatía y de … ¿empatía?

¿Y desde cuando él: ‘Iván el Idiota’ , podía saber de empatía? Mierda el vomito de bicho te reblandece el cerebro, se amonestó. Casi se diría que hasta estas madurando por fin.

Volvió a seguir mostrándole lo que quedaba de las famosas caballerías Vorkosigan, mientras Nikki correteaba delante de ellos llamando a los animales.

+

Nikki quería conocer al mejor piloto que la Voz del Emperador conocía, y así es como Nikki escucha atento con los ojos transfigurados las instrucciones del betano mientras le dirige en un vuelo rasante por las montañas. Iván se pregunta si acaso a su primo no se le ha ocurrido contarle de sus vuelos en esas montañas compitiendo con él.

Las manos del betano son firmes y delicadas sobre los instrumentos, y él pese a saberse capaz de volar como el mejor se siente increíblemente torpe a su lado. Luego hay una mirada y un guiño y un revoleo de ojos de parte de Bel, como un viejo chiste compartido y termina olvidando lo que ha pensado antes.

+

Hay diferentes formas de vivir el dolor, formas diferentes de ver la vida, y están todas esas formas diferentes en como todos te ven. Cuantas veces más tendrían que seguir viviendo el rol que les habían asignado.

Ni siquiera la galaxia más lejana es a veces lo bastante lejos para esconderse. Ni la sombra más poderosa lo suficientemente grande.

Es con una mueca que simula ser una sonrisa que ambos se dan la mano para despedirse, y el rubio vuelven a ser el Vor idiota, y el otro, el herm mercenario que todos esperan.