?

Log in

No account? Create an account
 
 
07 October 2009 @ 01:23 pm
reto cliché - dotacion anual de crack  
Título: "Encierro"
Autor: Briece
Historia Original -- "Gal".
Personajes: Abigail/Lucas.
Reto: Cliché nro. 5: "Estoy en peligro. ¡Sálvame!"
Rating: G
Extensión: 570 palabras.


--------
Sus pasos producen ecos y un resonar vacío que sube por sus piernas mientras desciende lentamente hacia las mazmorras. Y hace frío, un frío que rodea los gruesos muros de piedra por más que afuera el sol brille en todo lo alto, y que ocasiona que su piel se eleve en forma de ‘piel de gallina’ mientras mira a uno y otro lado tentativamente y con sospecha.

Y la niña no puede evitar que su voz tiemble un poco mientras inquiere hacia la oscuridad—: ¿Lu-Lucas? —mientras esa vocecilla suya en la cabeza repite ‘¡no bajes! ¡No bajes! ¡Vete de aquí!’. Una voz que para su vergüenza se parece demasiado a la de su hermana mayor.

—¡Lucas! —repite con más fuerza y ahora ya irritada, no sabe si con ella, o con él, rehusándose sobre todo a creer en cualquiera cosa que se pareciese a cosas-dichas-por-tu-bien-por-hermanas-mayores.

—¡No bajes! —grita la voz de Lucas, desde algún punto en la oscuridad mucho más abajo. Y no puede evitar que un escalofrío se desenrolle por su espalda por la similitud con sus propias advertencias.

Pero nunca nadie ha dicho que Abigail crea demasiado en sí misma. Así que decide seguir bajando, pese a cualquier otra prior intención.

Con los latidos de su corazón precipitándose contra su pecho. Desciende con más rapidez, mientras una brisa de esas que salen en películas viejas de horror en blanco y negro la hace vacilar de nuevo, mientras se pregunta por primera vez, que cosa le hizo descender hasta aquí portando una vela, cuando de seguro podría haber encontrado una linterna en algún lugar debajo de la cocina o en algún armario, o … perfecto. Sí. Perfecto. Su vela ha terminado apagándose ahora, y sabe que por más que Gal le llame una de ‘sus brujas’, ella no es capaz de hacer ni siquiera ese hechizo ‘Lux’ que sale en los libros de Harry Potter.

—¡Lucas! —dice ahora, con toda la irritación posible, canalizando su madre-interior—¡Lu..!

Algo choca con la niña por detrás, ahogando sus palabras, algo caliente y peludo, empujándola y haciéndole perder pie, y un ruido ahogado se escucha en su garganta, mientras maldice a todos los gatos grandes y chicos que infestan la condenada isla.

—¡Mierda! —masculla una voz masculina, y un instante más tarde ella se encuentra apretada contra un cuerpo ¿mojado?, y el olor profundo a sal marina asalta sus narices—. ¿Qué parte de ‘No bajes’ no conseguiste entender? —dijo la voz con impaciencia. No podía verle la cara y eso la molestaba aun más.

—Dijiste que no dejara que la puerta se cerrara, porque o si no te quedarías encerrado aquí puesto que todo el mundo ha ido al festival en la playa. Así, que abrí la puerta, y vine a ver si en realidad estabas aquí. Encerrado —lo empujó, pero él no la dejó ir. ¿Habría un estanque aquí abajo, y estaba nadando todas esas horas? No es que ella se hubiera preocupado ni nada de eso.

—Oh —dice él, pero aun no la suelta.

—Sí. Oh. Eres un cabeza de chorlito, y yo soy un genio —lo presiona.

No estaba segura de que si hubiera luz, él estaría frunciendo el ceño (lo más seguro), o estaría sonriendo, aunque era raro que Lucas sonriera mucho, eso era más bien cosa de Gal.

—Entonces gracias —dice él, casi con un gruñido—. Por rescatarme, claro esta —prosigue la voz con sardónica burla.



Mi Tabla D.A. Crack